Integración de tecnologías digitales en las escuelas de América Latina y el Caribe

La integración de las tecnologías digitales en las escuelas de América Latina y el Caribe : una mirada multidimensional. Guillermo Sunkel, Daniela Trucco y Andrés Espejo.

Publicación de las Naciones Unidas. ISBN 978-92-1-121851-0. eISBN 978-92-1-056530-1. Nº de venta S.14.II.G.10. LC/G.2607-P. Copyright ©Naciones Unidas, 2014. Todos los derechos reservados. Impreso en Naciones Unidas, Santiago de Chile
Acceso al documento completo (vía)


Cerrar la brecha digital hoy es fundamental para avanzar hacia el logro de sociedades con más igualdad, en campos tan diversos como el aprendizaje, la inserción en el mundo del trabajo, el aumento de la productividad, la voz y visibilidad públicas, la producción y el consumo cultural, y la capacidad de gestión y organización. La brecha agudiza los contrastes entre regiones, países y grupos sociales y culturales. Quien no está conectado estará excluido de un modo cada vez más intensivo y amplio.
La información y el conocimiento se han transformado en las formas de riqueza actuales y en un motor para el desarrollo. Las tecnologías digitales de la información y las comunicaciones (TIC) permiten generar, almacenar, transmitir, recuperar y procesar información en dimensiones espaciales y temporales hasta ahora inéditas. Esto interpela a los sistemas de educación formal, por cuanto las TIC ofrecen nuevas modalidades para producir aprendizajes y transmitir conocimientos. Cabe preguntarse qué significa hoy garantizar igualdad de acceso a este “almacén global de conocimiento” y qué competencias deben democratizarse para los nuevos usos de la información y el conocimiento.
No cabe duda, pues, de que es urgente incorporar masivamente las TIC a la educación formal, dado que es el modo más expedito, económico y extendido de reducir la brecha digital entre un país y otro y dentro de ellos. Es precisamente en las escuelas, y sobre todo en las escuelas públicas, donde el acceso puede democratizarse, porque allí concurre la gran mayoría de los niños y adolescentes.
Sin embargo, tal como demuestra con elocuencia el trabajo que aquí se presenta, el “gran salto” para cerrar la brecha digital por la vía de los sistemas educativos no se restringe a disponer de computadoras o monitores; se trata de procesar e intercambiar información, de avanzar sostenida y aceleradamente para impulsar nuevas formas de aprender e incorporar nuevos soportes técnicos del aprendizaje, así como utilizar los nuevos recursos tecnológicos para democratizar el acceso al conocimiento y mejorar la gestión educacional en todos los niveles.
La apropiación de los nuevos soportes en esta situación de cambio de contenidos y tecnologías del conocimiento supone un gran esfuerzo de renovación de concepto, estilo, práctica e infraestructura educativos.
De los distintos componentes considerados en este documento, es indiscutible que el acceso es el que ha tenido mayor desarrollo entre las políticas implementadas en América Latina. En efecto, se han hecho signi cativas inversiones en la instalación de infraestructura y equipamiento tecnológico en las escuelas, lo que ha facilitado que estas se conviertan en una puerta de entrada al mundo digital para amplios sectores de la población. Por cierto, persisten brechas de acceso entre diferentes segmentos
de la población que todavía es importante atender, pero la reducción es evidente. La gran deuda, que plantea un gran desafío, es ahora incorporar las tecnologías digitales a los ambientes de aprendizaje y las instituciones educacionales, lo que trasciende aspectos puramente técnicos e involucra diversas variables, como las metodologías pedagógicas y los contenidos o materiales curriculares.
A partir de estos otros aspectos, en el libro que aquí se presenta se evalúan las diversas brechas, que van más allá del mero acceso a las tecnologías: brecha de contenido, brecha que se origina en el uso que se realiza de las tecnologías y en las distintas capacidades de aprovecharlas adecuadamente, en fin, asimetrías que algunos autores identi can como una “segunda brecha” digital.
La mayor igualdad en el desarrollo de capacidades y aprendizajes está muy vinculada con saltos que puedan emprenderse en los patrones de uso y difusión de las TIC en la sala de clases, en la gestión escolar, en la vida en la escuela y en la complementariedad con las nuevas formas de aprender fuera de la escuela, en la comunidad y en los hogares.
En este sentido, los autores ofrecen un análisis multidimensional de apropiación de las TIC en el sistema escolar. Para ello, se enfocan también en la generación de hábitos que resultan de la cristalización e internalización, en los estudiantes, de habilidades cognitivas, habilidades digitales/informacionales y habilidades curriculares.
Sin duda la principal virtud de este trabajo es presentar el conjunto de dimensiones que determinan el avance de la conectividad en los aprendizajes y en la vida escolar en América Latina. En este marco, el lector podrá tener una visión exhaustiva de cómo se han ido desarrollando en la región cinco componentes de política que son necesarios para la efectiva integración de las TIC en los sistemas educacionales, a saber: acceso, usos, contenidos, apropiación y gestión educativa.
Los usos pedagógicos de las TIC –tanto por parte de estudiantes como de profesores– han pasado a considerarse un factor clave. Por otro lado, los contenidos educativos digitales están en la agenda de las políticas, pero hasta ahora se han visto sobre todo circunscritos a los portales educativos, con escasa información sobre los usos que docentes y estudiantes dan a estos contenidos. Por último, el abordaje de la gestión escolar a partir de la integración de tecnologías digitales es un ámbito todavía incipiente en la literatura y en el debate y cuenta con muy poca información sistematizada.
Para efectos de diseño, monitoreo y evaluación de políticas de penetración de las TIC en los sistemas educacionales, los autores proponen un instrumento de suma utilidad potencial para los organismos públicos pertinentes. Se trata de una matriz para el análisis multidimensional, que integra los distintos aspectos que se abordan en la implementación de una política.
Promover mayor igualdad de acceso, uso y aprendizaje de las TIC entre niños y adolescentes de distinto nivel socioeconómico, género, territorio, etnia y capacidad es una meta sobre la que hay pleno acuerdo.
Pero también debe invertirse la ecuación, a saber, hay que valorar y aprovechar el potencial de las TIC para promover la inclusión de los grupos indígenas y etnolinguísticos, fomentar la equidad de género, incorporar las comunidades rurales y apoyar a las personas que presentan necesidades educativas especiales. Así, las políticas en materia de TIC en educación deben alinearse con los planteamientos de una agenda donde el tema de la desigualdad y el respeto a la diversidad debieran estar al centro de las políticas.
Este documento es fruto de la cooperación entre la CEPAL y la Comisión Europea, en el marco del programa que vincula a ambas instituciones y apunta a contribuir sustancialmente para avanzar hacia la sociedad de la información en América Latina. Confi amos en que tanto el diagnóstico multidimensional presentado como los instrumentos de política que aquí se exponen sean de máxima utilidad para los gobiernos en el diseño y la evaluación de políticas públicas de acceso y uso de TIC en las escuelas de los países de la región.
Es en esas escuelas, precisamente, donde niños y adolescentes encuentran, o debieran encontrar, la posibilidad de integrar las nuevas formas de aprender, informarse, comunicar y forjar destrezas para el mundo que tendrán que habitar luego como adultos, ciudadanos y trabajadores.



Alicia Bárcena
Secretaria Ejecutiva
Comisión Económica para
América Latina y el Caribe (CEPAL)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por visitar el blog!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...